Etiquetas

viernes, 1 de septiembre de 2017

COMPLETANDO LA TRILOGIA DEL ASPE: PICO LLENA DE LA GARGANTA

Dentro del complejo de sierras y macizos que vertebran el Pirineo occidental, la sierra de Aisa es quizás una de las más destacables. Separa el valle de Aisa, al sur, del valle del Gave d'Aspe al norte. La sierra de Aisa es una monumental muralla que se eleva más de 1000 mts sobre la vertiente norte, donde, aun en zona española se asienta la decana estación de Candanchú, donde di mis primeros pasos en esquí alpino. Así que esta fue de las primeras zonas a las que me acerqué, precisamente desde la misma estación, para subir el pico de Aspe, su máxima altura: PICO DE ASPE. Unos años más tarde subí a otro pico de la conocida como trilogía del Aspe, o trilogía de Aisa, por ser los 3 picos más individualizados de la sierra, vistos desde el norte: LLANA DEL BOZO. Hoy quiero culminar esta trilogía subiendo al pico central, el pico Llana de la Garganta, quizás el de más difícil acceso, ya que, se vaya por donde se vaya, exige algún paso complicado.

SIERRA DE AISA


A la izquierda, picos de la garganta de Borau, el Sombrero y pico de la garganta de Aisa, como se ve, poco individualizados; en el centro el pico de Aspe, y a su derecha, Pico Llana de la Garganta, y a la derecha el pico Llana del Bozo. Foto obviamente tomada en invierno, en agosto, lamentablemente, la nieve ni se veía.

DESCRIPCION DE LA RUTA: El inicio de la ruta es la Estación de Candanchú. Para llegar a la misma, no hay más misterio que llegar a Jaca, y seguir la N-330 que sube al puerto de Somport, poco antes de llegar al mismo, aparece el desvío a la estación. Amplio aparcamiento, fuera de temporado, no hay ningún problema para aparcar donde nos de la real gana. Recomiendo lo más cercano posible al edificio de la estación, para evitar el asfalto.
Salgo de la estación de Candanchú en dirección oeste, atravesando las laderas de hierba, que son las pistas fáciles de Pista Grande, para salir a una pista de tierra. Cuando llego a un puente del circuito de fondo, cojo el camino que sale más a la derecha, siempre con tendencia oeste. Alcanzo un cartel que anuncia la entrada al Parque Nationel de Pyrinees, y por lo tanto piso ya suelo frances (0:15 hrs).
El sendero sigue el GR11, atravesando un bonito hayedo. Por debajo de mi a la derecha, el bosque de Sansanet (otro posible acceso). Salgo a un claro, y desde allí el camino gira haciendo una herradura, para salvar el barranco de Aspe. La pared de mi izquierda aparece cortada en una profunda grieta en frente mío: el paso de Aspe. En este punto abandono el sendero, y flanqueando la desnuda ladera, me dirijo hacia las grandes rocas que conforman el lecho del torrente (0:50 hrs).
Tengo ante mi una subida entretenida. Afortunadamente el torrente no lleva demasiada agua. En primavera creo que el tema puede ser bastante delicado. Comienzo subiendo por la derecha del torrente (izquierda, si hablo de margen orográfico, pero me referiré al sentido de la subida). El comienzo es sencillo, y las fáciles trepadas se suceden por grandes bloques, teniendo solo que poner atención a que no estén mojadas y resbalen. En un punto paso a la izquierda del torrente. Luego me di cuenta de que es un error. Hay que aguantar por la derecha hasta la cascada principal. Hago un primer paso bastante complicado, en adherencia y sobre roca mojada. Patio no había, pero si me llego a caer el remojón hubiese sido gracioso. Sigo subiendo por la izquierda, y me voy dando cuenta que esto es más difícil que lo que había leido. Finalmente consigo un paso fácil hacia el lado contrario, y continúo subiendo hasta el salto principal de la cascada (Chorrota de Aspe). Aquí sí, aquí es imposible seguir por la derecha, y hay que pasar sí o sí a la izquierda. Queda el tramo más impresionante, con bastante patio. Intento ir lo más encajonado posible por una estrecha y húmeda canal, pero que me ofrece mayor protección. Pero en un punto no puedo seguir, y tengo que salirme a la derecha, hasta colgarme prácticamente sobre la cascada y ascender unos 5 metros con muchísimo patio sobre la misma. Más arriba vuelvo a la canal, que sigue exigiendo trepadas, pero con menor sensación de patio. Finalmente alcanzo las últimas trepadas fáciles para salir al circo de Aspe y respiro aliviado (1:30 hrs).
Tras un breve descanso, remonto el circo de Aspe con tendencia SW. Bueno, en realidad me compliqué un poquito más, buscando una alternativa hacia el oeste, pero no lo vi claro. En este intento de investigar, perdería algo más de media hora. Se remonta hacia una visible grieta, que se divide en dos por un gran espolón (paso de Napazal). Subo una pedrera incomodísima, donde hay trazas de sendero, nada comparado con la salida del paso. No es difícil, pero la inclinación de este corredor, y la cantidad de piedra suelta, me hacen dar un paso para adelante y dos para atras. Finalmente alcanzo el paso de Napazal entre Llana del Bozo (derecha) y Llana de la Garganta (izquierda) (3:00 hrs).
Durante la subida del corredor han entrado nubes, y aquí está bastante nublado, y con bastante frío. Ahora avanzo hacia la izquierda, sin acometer directamente la subida a la cima. La referencia es una clarísima grieta en la pared que baja de la misma. En principio podría parecer que hay que pasar por ella, pero a unos 20 mts, una traza de sendero, me hace girar de forma decidida a la izquierda. Por ahora voy por terreno muy inclinado, pero no deja de ser un flanqueo que se hace caminando con cuidado. A medida que subo, las trazas de sendero y los hitos me van guiando por los mejores pasos, hay que hacer una trepada de unos 15 mts. Es fácil, ya que hay escalones, pero en todo momento hay bastante altura, y no se pueden cometer errores. Una vez salvada la canal, salgo a una vira a mi derecha, unos 5 mts, y ya salgo a la amplia ladera sur de la Llana de la Garganta. Lo que queda hasta la cima, aunque incómodo, es fácil (3:50 hrs).
Las vistas tienen que ser espectaculares, pero habían entrado muchas nubes. Vistas más limpias hacia el sur. El Aspe se dejó ver un momento. La Llana del Bozo ni asomó. Del Midi sin noticias, aunque sí que lo había visto en la subida del circo.
Tras comer algo me pongo de nuevo en marcha, y es que, ojo, que la bajada se las trae. Hay que prestar atención, ya que este monte esta circunvalado por una gran muralla vertical que solo vence en dos puntos, uno por el que he subido, y el otro, que permite el acceso al paso de la Garganta de Aspe. Encontrar este paso era vital para mi, porque no me atrevía a volver por la Chorrota (demasiado expuesto para destreparlo), y el resto de opciones desde el paso de Napazal eran una burrada de kilómetros. El paso en cuestión es muy sencillo y se encuentra relativamente bien, si se siguen los hitos de la cima, siempre en dirección sur. Con niebla y sin gps, puede ponerse la cosa muy complicada.
Destrepo el paso sin problemas (desde arriba parecía bastante más difícil), y me sitúo directamente bajo la formidable pared sur que custodia el pico. Lo más fácil probablemente sea perder altura, pero por no hacerlo yo voy haciendo un flanqueo bajo la muralla. Finalmente no me deja en el paso, sino que tengo que hacer un sencillo destrepe hacia ella (que me hubiese ahorrado si hubiese perdido altura previamente y hubiese seguido el sendero normal, pero habiendo llegado hasta aquí, este último destrepe no es  má que un mero trámite) (4:50 hrs).
Ahora toca descender hacia el norte, hacia el circo de Aspe, si bien no bajaré hasta él, sino que a mucha más altura, realizo un flanqueo por sendero bien marcado sobre él. Este descenso es bastante mejor que el del paso de Napazal, sendero mejor marcado y menos inclinado.
Alcanzo una zona de praderas, atravesadas por un barranco, sigo por sendero, que en ocasiones se pierde, pero en general bien marcado. Paso el barranco, y sigo por senderos, colgado literalmente sobre la Chorrota de Aspe que queda muy abajo a mi izquierda. Estos son los llamados Lomeros de Esper, una vez atravesados, el sendero gira hacia el este, ya en dirección a la estación de Candanchú, que se ve aparentemente cerca. También , aparentemente, las dificultades han acabado, pero aun quedan algunos pasos entretenidos. Primero un flanqueo por unas rocas con algo de caida a la izquierda, pero protegidas por una cuerda. Más adelante una bajada por una especia de chimenea bastante tumbada, me obliga a apoyar las manos más de una vez. Por último, cuando ya parece que he llegado, aun tengo que atravesar un profundo barranco, donde también hay una cuerda, cuya utilidad no vi (quizás en caso de que baje mucha agua). Ya solo queda llegar a la estación de esquí, y al aparcamiento por un bonito y sencillo sendero (6:45 hrs).
DISTANCIA: 14,3 KMS
DESNIVEL: 1.343 MTS
TIEMPO: 6:50 HRS   (tener en cuenta que está incluido el tiempo que me pasé investigando una posible alternativa a las subida por el paso Napazal; entre 30-45 minutos).

MAPA



Remontando las pistas de esquí (ahora hierba) de Candanchú.


LA ZAPATILLA


Pista que voy siguiendo.


En el puente cojo el camino de la derecha.


Siguiendo el sendero


¡¡¡Entro en la France!!!


El tubo de la zapatilla. Por ahí me gustaría bajar esquiando...



Entrando en el hayedo.







Ya se ve al fondo el paso de Aspe, que permite acceder desde aquí al circo (la otra opción son los lomeros de Esper, por donde bajé).


LABATA


Torrente del Gave d'Aspe


Flanqueo peligrosillo


hacia atras


Metido en el barranco. Asusta la grieta hacia la que me dirijo.




Trepando por rocas a la derecha del torrente (margen orográfica izquierda).




Aquí me cambié, pero lo fácil sería seguir por la derecha. A la izquierda, paso en adherencia sobre esa pocita. No había patio, pero si me caigo, un buen remojón, jejeje.



En cuanto puedo vuelvo a la derecha.


CHORROTA DE ASPE


A partir de aquí es imposible por la derecha, sigo ya toda la subida por la izquierda.


Intento ir encajonado en esa grieta que se ve a la izquierda, pero en algún punto no puedo continuar, y me tengo que salir, con bastante patio.


Mirada atras. Destrepar esto.... uffff, si no queda otra, pero lo trataría de evitar por todos los medios.


Porque además del patio, la roca está húmeda (en sombra y con chorreras cayendo en varios puntos).


Vertical, vertical. Siempre que puedo sigo esta canal, pero en algún punto no me queda más remedio que salirme a las placas de la derecha.


Cuando vea esta cascadita y ya el sol, ha pasado lo peor. Aun queda alguna treapadita, pero de trámite.


Y asoman las cumbres del circo de Aspe.



Ya casi estoy saliendo. En frente el Ruabe del Bozo me saluda al sol.



CIRCO DE ASPE



Paradita para reponer fuerzas. Creo que me lo he ganado. Y vaya lugar para parar. Dan ganas de quedarse aquí.






Curioso plegamiento en forma de arco. Intenté buscar un paso hacia el oeste, con intención de seguir desde allí a la Llana del Bozo, pero me equivoqué, y lo intenté por debajo del arco. Luego comprobé que de haber paso, es por encima del arco.


Pero vamos, que renuncié, y acabé subiendo por el paso de Napazal, mucho más evidente.




El arco era espectacular.



Esa ladera que se ve enfrente es por donde volveré, bajo la pared de roca. Desde aquí no lo parece, pero un sendero transita por allí camino de los lomeros de Esper.



Infumable pedrera. De ahí que buscase la alternativa.


Metiendome en el corredor de salida.


Vista atrás. Por allí asoma el Midi


En lo peor (casi)




Ahora sí que esto es lo peor.


PASO DE NAPAZAL
Entran nubes. A mi izquierda la Llana de la Garganta. No se atace directamente desde aquí.


El corredor de salida al paso de Napazal.


Tengo que buscar por donde atacar la muralla de roca. Un sendero se dirige hacia esa muesca a la derecha.



Aquí se ve más clara, pero el sendero no llega a ella, sino que gira hacia la izquierda, hacia la muralla de roca.


En frente la Llana del Bozo.


El sendero me lleva hacia la muralla de roca.


Trepada escalonada. No era difícil, pero mejor no caerse.


Desde arriba. No era ninguna broma.


Vira de hierba, y en seguida salgo a la inclinada meseta superior del pico.


Desde aquí, ya no hay dificultad, aunque el terreno no es cómodo.


Valle de Aisa.


LLANA DE LA GARGANTA (1.599 MTS)


Por cierto, mi 2.000 nº 200.


Pico de Aspe (mucho no se dejó ver). Al fondo a la derecha destaca la Collarada.


Impresionante el circo de Aspe desde aquí. Muy abajo se ve la grieta de la Chorrota de Aspe, por donde he subido.




Bajada hacia el sur.


Buscando el paso.


Si se da con los hitos es bastante sencillo.


Destrepe del paso.


Flanqueo que realicé. Es más cómodo bajar e ir por el sendero que remonta desde el valle.


Tremendas paredes.



Lecherines con Collarada detrás.



El paso clave, como se ve bastante sencillo, pero si no se da con él, es imposible vencer la muralla de roca.




Final del flanqueo. Este es el aspecto del pico desde el este. A veces me pregunto como puedo subir a sitios así.



Todavía me queda este último destrepe antes de llegar al pso de la garganta de Aspe, pero bueno, después de todo lo hecho es pan comido.


PASO DE LA GARGANTA DE ASPE
Vista hacia el sur


Bajando... como estaba la cosa. A la derecha abajo, un nevero que aun resiste.


La bajada es bastante sencillinta, nada que ver con la del paso Napazal.



El terreno es incómodo, pero el sendero estaba muy bien marcado.


Llana del Bozo y Ruabe del Bozo. Abajo se ve el plegamiento en forma de arco cerca del cual pasa el camino de subida.


Llana de la garganta y el paso, pero no se deja ver por la niebla.








Ya me voy a despedir del circo de Aspe porque en cuanto llegue a ese hombro lo perderé de vista.





Casi sobre la Chorrota de Asper, que debe de estar por allí abajo.


Camino por lo lomeros de Esper.



Cruzo el barranco. Por allí asoma la Zapatilla.


Barranco. Debe de ser caida directa a la Chorrota.


Sendero por los lomeros de Esper.




Cambio definitivamente de vertiente. Midi


Y otro de los grandes de la zona, el Anayet.


Y aquí los dos.


Bosque de Sansanet.


Paso equipado con cuerda (a mi entender innecesaria).


Ovejas, ovejas  y ovejas.... me entró complejo de pastor.


Aunque no me gusta nada que me acompañen. Alguna de ellas tiró alguna piedra grande.


Ya veo Candanchú.






Barranco equipado con cuerda.


No le veo ninguna utilidad, salvo que venga con mucha agua.


Ultimos tramos. Me da un poco de pena llegar al coche, porque ha sido un día muy bien aprovechado.




la cima Larraca.


Gran hito de piedras al llegar a Astún.


¿Quién dijo que la montaña está masificada? No vi a nadie en todo el día. Vale. Es viernes. Y es septiembre. Pero vamos, que seguro que en Monte Perdido había gente. Al final, se pueden encontrar rutas muy solitarias, si es lo que queremos buscar en la montaña.